¿Qué es Animus?

Animus es un Centro de Desarrollo Humano que ofrece soluciones de coaching, en sus diversas modalidades, para fomentar el desarrollo del potencial humano, la calidad humana y el progreso de las organizaciones.

COACHING es un proceso dinámico, interactivo, reflexivo, creativo y confidencial en el que alguien (Coach) entrena a otras personas (Coachees) en el logro de sus metas, colaborando en el desarrollo de su mayor potencial.

Contexto del Coaching

Cóndor Blanco Internacional - Coaching Express

El Coaching es una metodología de desarrollo humano que mediante conferencias, talleres y entrenamientos, nos ayuda a empuñar nuestros talentos de motivación, creatividad y asertividad para lograr un desempeño magnífico e innovador que nos proporcione éxito, prosperidad, felicidad, sabiduría y libertad. Su propósito es formar seres integrales caracterizados por valores éticos tales como: honestidad, confianza, respeto, compromiso, excelencia y responsabilidad socio-ambiental.

Aunque existen muchos modelos de Coaching, hay esencialmente dos maneras de conseguir nuestros objetivos: (1) conquistándolos con un esfuerzo extenuante, y preguntando si así valió la pena esta conquista; (2) atrayendo nuestros objetivos con un esfuerzo natural, desarrollando nuestros potenciales también de manera natural.

Nuestra programación mental pasada (generalmente llena de creencias limitantes) nos conduce a nuestros pensamientos, éstos conducen a sentimientos, éstos a acciones y éstas a resultados. Por lo tanto, cambiando la programación negativa limitante por una programación positiva, generamos pensamientos optimistas y modificamos nuestro imán emocional, actuando para atraer resultados fantásticos y así realizar nuestros grandes sueños.

Nuestros sueños son la única forma de mantenernos verdaderamente vivos, decidiendo qué queremos, creyendo en que es posible conseguirlo, creyendo ser merecedor de eso y creyendo en la sabiduría de la sincronía universal.

La clave que nos libera de  nuestra prisión emocional es aceptar que nuestros pensamientos crean nuestras emociones. Los sentimientos desagradables apenas nos indican que estamos pensando en algo negativo y creyendo que eso es verdad. Necesitamos confrontar y reformular la situación, preguntándonos: ¿realmente eso es verdad?